Susurros de vida

EL INSTANTE, EL SEGUNDO Y LA BREVEDAD QUE NOS RECUERDAN QUE LA VIDA ES UN LINDO REGALO

Regalo de mi ahijada Dubraska =) julio 7, 2017

Filed under: Papiros amorosos y otras letras — susurrosdevida @ 1:54 am

 

Confieso que he vivido diciembre 15, 2016

Filed under: Así lo veo,Papiros amorosos y otras letras — susurrosdevida @ 9:25 pm
35* 8 años de matrimonio por civil
* Casi 8 años de matrimonio por la iglesia
* Un hijo de dos años y seis meses sano, jodedor y alegre
* 2 años de migración, de haber dejado a mi país y mi gran todo, para empezar de nuevo
* 13 años de graduada en Comunicación Social y con especialización.
* 9 años de periodista independiente
* 9 años de mujer independiente desde que dejé mi nido materno y paterno
* 4 ahijados
* 3 sobrinos
* 6 años de exploración fémina psicológica
Este año 2016 
* Nuevo trabajo en Masisa, perteneciendo al 5% de la población con más de 10 salarios mínimos
* Viajes a diferentes ciudades y estados en México
* Viaje a EEUU
* Un hijo de dos años y casi seis meses, que no usa pañal, va al baño solo, y destetado
* Inicio de actividad económica en la revista Mejores Empleos Mx
* Cambio de departamento
* Gisela de visita
* Sergio de visita
* Nuevo CD de Patricia =)
* Calorcito de ropita térmica
* Nuevo celular de Patricia
* Primera torta de zanahoria de Patricia =)
* Hornoooooooooooo
* El año en que dejamos de comprar películas y CD piratas o quemaditos
* Vuelvo a los tacones
* Sumamos más personas a nuestra lista de amistades.
* 1 año de asesoría para la escritura de mi primer cuento de tortugas marinas
* 2 años sin televisor y sin manejar un carro.
* El año en que decidimos NO tener microondas
* Familia verde en casa
* Tonteta y tejedora de sueños a pesar de la avalancha materna
Y lo mejor está por venir
 

Mi paso por las zapatillas rojas junio 28, 2016

Filed under: Papiros amorosos y otras letras — susurrosdevida @ 1:24 am

zapatillasrojasTrampa 1: La carroza dorada, la vida devaluada. 

Mi trampa 1: Escucho las ruedas de la carroza, su sonido me pone en alerta y no me sorprende como niña incauta, pues a mi ingenuidad la he conocido más. Que se abra la puerta que aquí estaré.

Trampa 2: La anciana reseca, la fuerza de la senescencia. 

Mi trampa 2: Prefiero tejer, tomar agua en el pozo de mis valores, el apartamento por amoblar, con los lazos que puedo hacer con mis manos. Desde hace sólo 2 años, aprendí a lavarme las uñas.

Trampa 3: La quema del tesoro, el hambre del alma

Mi trampa 3: Ni todo el dulce logró llenar el vacío por dejar mi país. Ni todo el chocolate pudo calmar la ansiedad por tenerte lejos… todo sucedió en colitis. Y así, comprendí que mi hambre de alma tenía que alimentarse de arraigo, verdadero, sentido y con sentido. Piso el suelo, noto allí las raíces que me han de nutrir para siempre, tanto en tubérculos como en mis principios.

Trampa 4: La lesión del instinto de conservación, la consecuencia de la captura

Mi trampa 4:  Tiene ventanas mi estancia diaria y allí en mi instinto de apapacharme, también hay un pincel por si necesito salir de la caja de la vida, cuando menos lo creo. De vacío, el sagrado, más no el que me deja reseca.

Trampa 5: El subrepticio intento de llevar una vida secreta, de estar dividida en dos

Mi trampa 5: Quiero tener mis secretos queridos, más no tener una vida secreta. Soy así, miren, tengo las orejas un poco grandes, las manos con brotes de venas a la vista, las caderas anchas, el pelo rebelde, el cristalino envejecido, las piernas tensas, la imaginación en vuelo, el amor de siempre, la caricia precisa, el verbo listo, todo en la misma que viste y calza.

Trampa 6: El temor ante lo colectivo, la rebelión de la sombra.

Mi trampa 6: Y me di cuenta que odio planchar, y lo expresé y fui feliz. Y me di cuenta que necesito mis espacios a solas, y lo expresé y he sido feliz. Y me di cuenta que ya no me gustan los tacones, y cuido mis rodillas y he sido feliz. Y me aventuré a pedir ayuda, porque no soy burro de carga, y lo expresé y he sido más feliz.

Trampa 7: La simulación, el intento de ser buena, la normalización de lo anormal. 

Mi trampa 7: No pude ser otra, lo quería para permanecer allí, pero no pude. No podía llenar de frialdad, mi calientito natural. Me iba de paseo estando justo en la casa, volando hacia un lugar sin nombre y pretendiendo que aquello era normal, cuando en realidad era una normalización de mi verdad.

Trampa 8: La danza descontrolada, al obsesión y la adicción 

Mi trampa 8: Obvio, después de una caja de Susy, la depresión sigue, la tristeza es más aguda, el malestar continúa y empeora… Obvio.

 

Mi agua de vida septiembre 18, 2015

Filed under: Papiros amorosos y otras letras — susurrosdevida @ 1:16 am

blog3

 

En las páginas de Afrodita agosto 5, 2015

Filed under: Citas de libros,Papiros amorosos y otras letras — susurrosdevida @ 3:25 pm

beso2“El beso debe ser sonoro. Su sonido, ligero y prolongado, se eleva entre la lengua y el borde húmedo del paladar, producido por el movimiento de la lengua en la boca y el desplazamiento de la saliva provocado por la succión.

Un beso dado en la superficie de los labios y acompañado por un sonido como el que hacemos para llamar a un gato, no da ningún placer. Tal beso está bien para los niños, o para las manos.

El beso descrito antes, y que pertenece a la copulación, provoca una voluptuosidad deliciosa. Te corresponde aprender la diferencia”.

El Jardín perfumado. Traducido al inglés por Richard Burton, en 1886.

 

En mi bosque julio 14, 2015

Filed under: Papiros amorosos y otras letras — susurrosdevida @ 3:59 am

nina-con-paraguas,-cascada,-bosque-162018

 

El recorrido es nocturno. La luz de la Luna y de las estrellas a veces se refleja por entre los espacios de mis muchas ramas, que es lo mismo a decir, de las muchas situaciones que vivo aquí adentro. Camino y a veces siento pisar los palos secos o huecos, llenos de humedad, que ya van dejando de ser. A parte de mis huesos siento que les ocurre lo mismo, mientras sostienen una nueva fisonomía, y se ajustan y se compactan, mientras la piel se amolda. También tropiezo, porque no siempre logro ver a tiempo los obstáculos, pero con el paso de los días, sé que la retina se acomoda y de pronto seré como un radar en medio de trampas de luz infrarroja en forma de telaraña. Todo habita aquí adentro: desde pájaros con plumas multicolores, hasta arañas con patas largas y cortas a la vez. La brisa pasa volando entre los árboles, dependiendo de la atención que le preste, ayuda o no tanto, a pasar las páginas del libro de mi vida. Así ocurre, está tupido este bosque, he visto animales que jamás me había fijado que existían, a otros los he dejado de ver y se han convertido en especies en extinción. El olor a tierra mojada me deja el recuerdo de la lluvia, de ese sonido que he referido otras veces del techo de zinc en la casa de la abuela. El olor a tierra mojada me recuerda que se está fraguando una nueva cosecha, y estimo que tendré un mango dulce siempre a disposición de mis días. Aquí sigo, en mi bosque. El sábado pasado vi varias luciérnagas.

 

Así es junio 28, 2015

Filed under: Papiros amorosos y otras letras — susurrosdevida @ 10:52 am

letrero5