Susurros de vida

EL INSTANTE, EL SEGUNDO Y LA BREVEDAD QUE NOS RECUERDAN QUE LA VIDA ES UN LINDO REGALO

Mi paso por las zapatillas rojas junio 28, 2016

Filed under: Papiros amorosos y otras letras — susurrosdevida @ 1:24 am

zapatillasrojasTrampa 1: La carroza dorada, la vida devaluada. 

Mi trampa 1: Escucho las ruedas de la carroza, su sonido me pone en alerta y no me sorprende como niña incauta, pues a mi ingenuidad la he conocido más. Que se abra la puerta que aquí estaré.

Trampa 2: La anciana reseca, la fuerza de la senescencia. 

Mi trampa 2: Prefiero tejer, tomar agua en el pozo de mis valores, el apartamento por amoblar, con los lazos que puedo hacer con mis manos. Desde hace sólo 2 años, aprendí a lavarme las uñas.

Trampa 3: La quema del tesoro, el hambre del alma

Mi trampa 3: Ni todo el dulce logró llenar el vacío por dejar mi país. Ni todo el chocolate pudo calmar la ansiedad por tenerte lejos… todo sucedió en colitis. Y así, comprendí que mi hambre de alma tenía que alimentarse de arraigo, verdadero, sentido y con sentido. Piso el suelo, noto allí las raíces que me han de nutrir para siempre, tanto en tubérculos como en mis principios.

Trampa 4: La lesión del instinto de conservación, la consecuencia de la captura

Mi trampa 4:  Tiene ventanas mi estancia diaria y allí en mi instinto de apapacharme, también hay un pincel por si necesito salir de la caja de la vida, cuando menos lo creo. De vacío, el sagrado, más no el que me deja reseca.

Trampa 5: El subrepticio intento de llevar una vida secreta, de estar dividida en dos

Mi trampa 5: Quiero tener mis secretos queridos, más no tener una vida secreta. Soy así, miren, tengo las orejas un poco grandes, las manos con brotes de venas a la vista, las caderas anchas, el pelo rebelde, el cristalino envejecido, las piernas tensas, la imaginación en vuelo, el amor de siempre, la caricia precisa, el verbo listo, todo en la misma que viste y calza.

Trampa 6: El temor ante lo colectivo, la rebelión de la sombra.

Mi trampa 6: Y me di cuenta que odio planchar, y lo expresé y fui feliz. Y me di cuenta que necesito mis espacios a solas, y lo expresé y he sido feliz. Y me di cuenta que ya no me gustan los tacones, y cuido mis rodillas y he sido feliz. Y me aventuré a pedir ayuda, porque no soy burro de carga, y lo expresé y he sido más feliz.

Trampa 7: La simulación, el intento de ser buena, la normalización de lo anormal. 

Mi trampa 7: No pude ser otra, lo quería para permanecer allí, pero no pude. No podía llenar de frialdad, mi calientito natural. Me iba de paseo estando justo en la casa, volando hacia un lugar sin nombre y pretendiendo que aquello era normal, cuando en realidad era una normalización de mi verdad.

Trampa 8: La danza descontrolada, al obsesión y la adicción 

Mi trampa 8: Obvio, después de una caja de Susy, la depresión sigue, la tristeza es más aguda, el malestar continúa y empeora… Obvio.

Anuncios