Susurros de vida

EL INSTANTE, EL SEGUNDO Y LA BREVEDAD QUE NOS RECUERDAN QUE LA VIDA ES UN LINDO REGALO

4 años y seguimos! agosto 30, 2011

Filed under: Sin categoría — susurrosdevida @ 6:07 pm

Hubo una vez que la necesidad de escribir me animó a descubrir este espacio, hoy lo celebro con ciertos cambios ajustados a la verdadera esencia de los susurros, con alegría. Qué bueno contar por aqui y en todas partes todo lo que esconde el universo maravilloso de los detalles. Gracias!

 

Recuerdo a Cantinflas en su aniversario agosto 15, 2011

Filed under: Papiros amorosos y otras letras — susurrosdevida @ 9:26 am

Hay momentos en la vida que son verdaderamente momentáneos.

El mundo debería reírse más, pero después de haber comido.

Yo amo, tu amas, el ama, nosotros amamos, vosotros amáis, ellos aman. Ojala no fuese conjugación sino realidad.

Algo malo debe tener el trabajo, o los ricos ya lo habrían acaparado.

Si se necesita un sacrificio… renuncio a mi parte y agarro la suya.

Artista: nombre que se dan muchos artesanos.

Aquel que mete la pata, y reconoce su falta, da prueba de su valor, reconociendo su falta.

 

Manual para soñadores agosto 4, 2011

Filed under: Sin categoría — susurrosdevida @ 8:56 am

Nunca sucumbir ante el vil pensamiento de creer que se está perdiendo el tiempo por pensar en lo que de pronto no tiene solución, o al menos no rápidamente. Inundar la casa de música para que el silencio no se apodere, sino que forme parte de la estancia. Pedir el favor de cambiar la música del iPod, todas las recargas son importantes y mientras más desconocida sea la música mejor. No abandonar los discos que llevan el sello de lo “viejo, viejo, viejo pero bueno, bueno, bueno”. Apagar los teléfonos para notar a quiénes les llegaremos a hacer falta, cuando llegue la hora precisa. Reconocer que no se tienen ganas para esto o aquello, reconocer que merecemos mimos. Abrir las cortinas para que entre la luz y la epidermis se nos contagie de calor. Amar por sobre todas las cosas. Idear pasos de baile al estilo de un gran salón con música en vivo. Hundir los dedos de las manos en los sacos llenos de granos, para no creer que todo vive empaquetado. Salir de la rutina tanto como se pueda para oxigenar y regresar al lugar donde hacemos y haremos grandes proezas. Leer un buen libro. Hacer preguntas. Comer Nutella. Buscar a los sobrinos en la escuela, mientras no se tienen hijos. Contratar un buen masaje. Ducharse con agua tibia. Acomodar los espacios. Creer. Querer.