Susurros de vida

EL INSTANTE, EL SEGUNDO Y LA BREVEDAD QUE NOS RECUERDAN QUE LA VIDA ES UN LINDO REGALO

Minusvalía febrero 6, 2011

Filed under: Sin categoría — susurrosdevida @ 9:50 pm

Y soy terca, me enamoro con facilidad asfixiante de los discos y libros, no me gusta cocinar los fines de semana, no puedo cruzar las piernas en las clases de yoga sin que me duelan, no me gustan las uñas tan largas, no sé respirar bien por la naríz y estoy practicando para aprenderlo, veo un poco borroso por mi ojo izquierdo, no me gusta ver historias de amor en el cine, prefiero los tequeños a las cotufas y a veces se me olvida invitar lo común de primera opción, no como mariscos, tengo cambios frecuentes de humor, mi cervial está chueca, me gusta comer con los cubiertos completos e insisto en el buen uso mientras estoy acompañada en la mesa, no me gusta el sushi, todavía envío mensajes por el celular mientras manejo, prefiero dejar de correr cuando el tiempo avanza y sólo tengo disponible menos de una hora, aprendo a postergar deberes por siesta. El ejercicio de conocerse requiere exponer en sociedad, los miles de defectos. Sí, así también he sido. La dificultad aparece, viene en línea recta, me tumba o la atajo? Es posible que ocurran las dos opciones, si me tumba me levanto y si la atajo, la regreso para que en consecuencia siga la acción. En los tiempos de minusvalía que nos dejan fuera del ruedo por diversas circunstancias, hay una premisa más sincera y llena de heroísmo que cualquier antifaz de batichica. He visto decisiones drásticas para engordar, para adelgazar, para olvidar, para mejorar, para superar, aunque no lo he visto todo. He sentido cómo las letras pendientes se pelean con el dolor en la cervical, he sentido cómo la angustia frena las ideas, he sentido el corazón acelerarse por las más angustiantes circunstancias, he visto cómo mi circunstancia le da igual a otros, he crecido con la ausencia de lo crudo, he vivido con la sentencia de lo azul, he conocido el bolsillo roto, he navegado en sentido opuesto a la marea, he llegado sin que me buscaran, he notado mi minusvalías y las entiendo como parte del todo. En poco tiempo tendré un viaje figurado al Polo Sur, con el frío de otro lugar menos amigable al que le temo, luego podré saber si en ese instante mi energía viajará tan lejos como cuando me sacan la sangre y voy a esa orilla de la playa de olas breves y consecutivas, que alternan el azul del cielo con el dorado del reflejo del sol. Ojalá mañana me levante temprano como el rocío para mirar la opción más claramente, mientras atiendo sin opacar mis dolencias.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s