Susurros de vida

EL INSTANTE, EL SEGUNDO Y LA BREVEDAD QUE NOS RECUERDAN QUE LA VIDA ES UN LINDO REGALO

El caos y sus revelaciones octubre 24, 2010

Filed under: Papiros amorosos y otras letras — susurrosdevida @ 5:23 pm

En una noche que tuve más cerca del arte que se hace en nuestro país llegué a una galería y en una de las paredes estaba un texto rotulado que me desató las ganas de ir rápidamente tras otra copa de vino. Ni para pasar lo amargo o dulce del encuentro sino para brindar a mi salud, que definitivamente es la principal ocupación de mis días. Hoy comparto estas letras en este espacio consentido porque de pronto los ojos que hoy miran hacia esta esquina de la web puedan conseguir algo, que yo ya había conseguido por otras rutas. No tengo intención de marcar así el rumbo de nada ni nadie, pero mi labor estaría incompleta si dejo estas letras sólo en el papel que me traje de recuerdo.

“El caos puede ser lo más terrible, en un segundo destruir el verdor de una selva, las estrellas de una constelación, los árboles de un río, matarnos, convertir un corazón en piedra, hacernos sentir el cuerpo como plomo cayendo hasta el recóndito infinito de la gravedad y por un momento entre la confusión y las lágrimas perder la noción de vida hasta caer derrotados, casi sin alma, en el duro fondo del abismo del caos.

Pero es sólo allí en esa oscuridad en donde surgen los colores más hermosos, las luces más tibias, las flores más gentiles, sólo allí es posible sentir el alma cálida que siembra la semilla de lo hermoso, entonces entendemos que el abono nace del estiércol, que las frutas más jugosas nacen en el desierto, que los grandes amores son hijos del odio, como contrapeso a la penuria, el mundo pare la esperanza y entre miles de lágrimas aparece una sonrisa que le da sentido al dolor, comprendemos que la vida está llena de primaveras sepultadas de nieve.

Allí en el fondo del pozo cuando ya no queda alma, la inconsciencia da paso a los sueños y los sueños van tejiendo la soga que nos devuelve a la vida. Yo viajé hasta las entrañas mismas del caos y fue allí, cuando mis manos ya no escuchaban, que encontré la primavera, abandonarme al vacío le dio espacio a estos seres que me habitaban sorprendidos en lo más hondo del odio.

Plácidos, risueños y gentiles en medio del caos comenzaron a vivir en mí, curaron mis heridas con sus besos, justificaron mi dolor y aunque ninguna pesadilla se le iguala a caer profundo en el caos, viajaría mil veces hasta el fondo para encontrarlos de nuevo y subir flotando por la red de mis sueños, para arriba descubrir que ya pasó el invierno, que bajó la marea y que… en el caos vive la hermosura”.

Eleonora Tugues.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s