Susurros de vida

EL INSTANTE, EL SEGUNDO Y LA BREVEDAD QUE NOS RECUERDAN QUE LA VIDA ES UN LINDO REGALO

Mi ahora… septiembre 10, 2010

Filed under: Sin categoría — susurrosdevida @ 12:23 pm

De este lado de la soga alcanzo a descifrar cada día quién soy, sumo virtudes y defectos en calificativos y a veces noto detalles que no nombro sino sólo advierto. Del otro lado de la soga está todo lo que conozco y quiero rescatar, pero también lo que desconozco y descubro mientras bajo a mis sombras. De este lado, halo a veces con fuerza, otras veces no tanto y la suelto sin ánimo y me sumerjo en confusiones, reflexiones y preguntas que no tienen respuesta. Me aproximo a la orilla y no alcanzo a ver el otro extremo que también me pertenece, por un instante siento que una fría brisa puede empujarme y lanzarme definitivamente al abismo, o una brisa normal y corriente puede hacerme despertar e invitarme a retroceder y seguir mi curso o escala hacia la voluntad. Hay días de días y noto que es una soga lo que limita lo que soy de lo que busco, de pronto por presencia de un símbolo cercano a la línea de vida, aunque la trayectoria sea todo menos lineal en mis días. Pasan cosas de este lado que no alcanzo a descifrar, no me recuerdo por ejemplo cómo era y qué me motivaba antes de mi vuelo por las nubes, intento recordarlo y creo que pude haber iniciado en esos días esta búsqueda de todo, porque a veces también me siento hueca. Creo que después de hablar de voluntad hoy toca pedir un grito de auxilio para no soltarla definitivamente y convertirme en títere. Luego, la palabra no es voluntad sino energía, y realmente es más cómodo y sincero este término, hay días en que mis energías están niveladas, otras veces opacadas y a veces este sube y baja agota de tal manera que prefiero quedarme debajo de las sábanas. La energía que intento proveerme y descubrir en una fuente alláaaa dentro de mí, es lo que finalmente surgirá como tesoro preciado… mientras tanto, marco el mapa de la ruta con indicaciones, hallazgos llenos de aspereza, golfeados para endulzar la tarde, té para calmar los nervios, amigos para compartir, hermana para ser cómplice y tortugas para seguir aprendiendo de los abuelos. Hoy me encantaría poder escribir un relato cómico o más agradable, pero la sinceridad es una virtud que tiene tantos matices de inconformidad que trato de depositarla por aquí para ver si así, me despojo un poco y logro seguir decubriendo susurros. Hay que esperar que el tiempo pase y llegue de pronto al instante del reposo, o al instante en que pueda proveerme del reposo y otras tantas sensaciones. Quiero seguir, hay días en que no logro conciliar el querer con el poder y vengo aquí, como a otros lugares, mientras las horas avanzan y trato de entender que nada de esto es tiempo perdido sino tiempo que gano en el trayecto hacia esa parte de mí que no quiero que deje de volar, aunque ya no sea en la espalda de un dragón. Quiero y para querer realmente debo activar otros verbos, eso lo sé, ahora falta andar satisfecha con la acción… ya demasiado grandecita estoy como para andar fingiendo, cosa que detesto y no practico. Éstas y las que desconozco son las aristas de estarme atendiendo.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s