Susurros de vida

EL INSTANTE, EL SEGUNDO Y LA BREVEDAD QUE NOS RECUERDAN QUE LA VIDA ES UN LINDO REGALO

Just do it!!! 0282619 agosto 30, 2008

Filed under: Sin categoría — susurrosdevida @ 4:47 pm

Mañana, en Caracas, habrá aproximadamente 9.000 personas que no se quedarán durmiendo hasta tarde. Se trata de la misma cantidad de corredores que se inscribieron (nos inscribimos) en los 10K de Nike. Mientras hoy hacía la cola para entrar al estacionamiento del Parque del Este y retirar la camisa le pregunté a uno de los que ya venía con la bolsita de la marca, por el color de la camisa y me alegra saber que sea blanca. Algunas reflexiones me llegaron en ese momento y me encanta que sea blanca, porque definitivamente necesitamos muestras de paz. Estoy muy alegre por las razones que me acompañan este año para la carrera, sobre todo mi hermana que la correrá en México, sin olvidarme de lo determinante que fue el pasado 11 de noviembre, cuando además de correr mis primeros 10K recibí precisamente el alivio a tantas cosas, circunstancias, cambios vividos, o por lo menos el ejemplo y el mejor-saludable escape a todo eso de la vida que se desordena, nos hace dudar, nos deja angustia, nos pone necios y en definitiva nos aleja de la verdadera alegría, de los lindos recuerdos, del cariño y de las infinitas posibilidades en que puede conjugarse el querer. Hoy, que sigo corriendo no tengo intenciones de parar y las razones siempre estarán allí para recordarme: JUST DO IT!!

 

Melomanoipodmania agosto 29, 2008

Filed under: Sin categoría — susurrosdevida @ 12:47 am

Una de las fotos que más me gusta mirar, de cuando era niña, es una en la que aparezco con unos audífonos tan grandes, tan grandes, que los tenía que sostener con las manos para que no cayeran y dejara de escuchar la música. Recuerdo incluso las grabaciones que me hicieron en una oportunidad y que sueño con que se digitalicen, de las primeras palabras, canciones, etc. Reconozco melodías sin saber el nombre de los intérpretes, como si en ese aspecto me dedicara sólo a prestar atención a la música, plácidamente sin atenerme a nombres y formalismos. Hoy que la niña de mis ojos me regaló un ipodNano tengo una inmensa alegría porque seguiré teniendo de cerca, el recurso, el regalo, el placer de mis días: la música. Nacer en la casa de un melómano lo deja a uno con estas buenas mañas, la del disfrute de las sonoridades, de los altos, bajos, de ese instante en que una nota conecta un sentimiento, otro pensamiento y se sale corriendo instantáneamente a buscar otro disco u otra carpeta por descargar. La semana pasada, que saqué la carpeta de discos para no usarla más y verme obligada a tener música nueva, conseguí valiosas adquisiciones. Nada como esto del Nano, que es realmente un exceso, luego de tener cornetas hasta en la ducha. ¿Somos o no somos melómanos?

 

De paseo

Filed under: Sin categoría — susurrosdevida @ 12:34 am

Para los que ya somos bastante malos en recordar el nombre de las calles y avenidas, que además desconocemos el nombre de esas esquinas con nombres insólitos que tiene el Centro de nuestra ciudad, los lugares únicamente se reconocen por sus cuentos. No es nada nuevo lo que aquí expreso, sencillamente es la constatación de lo agradable que puede ser una rutina por la ciudad entre una vivencia y la siguiente. Esto, entre otras cosas como mecanismo de escape a la tranca que pueda haber en un momento dado. “Por donde vive no sé quien”, “donde se me apagó el carro”, “en la esquina donde comimos la otra vez”, “cerca de donde tu compras las bolsas”. Estamos invadidos de vivencias antes que de nombres extraños que por lo visto, no tienen trascendencia.

 

Mi Credo agosto 20, 2008

Filed under: Sin categoría — susurrosdevida @ 12:30 am

“La medida del amor es el amor sin medida” (San Agustín) 

 

Por siempre agosto 16, 2008

Filed under: Sin categoría — susurrosdevida @ 12:29 am

El recuerdo más remoto que tengo del profesor y Maestro, José Peñín, es el mismo que me acompaña hoy. Para mi fue una de esas personas que siempre se nota de la misma manera, alto, con el cabello blanco, su acento español y trabajador. Una evolución prácticamente sin sobresaltos del padre de dos de mis mejores amigas, sin que esto signifique que no haya adoptado a esa familia como parte de mi círculo de amigos. Hoy que se fue, se me vienen a la mente muchas frases, imágenes, preguntas, inquietudes, pero sobre todo reflexiones. He sentido más de lo que he pensado, la verdad y realmente es a todas luces un trago amargo. El cáncer se llevó a otra vida, a otra honrosa vida. En ocho meses cambió la vida de muchos, de todos de alguna manera. Hoy mientras nuevamente no supe qué más decir mientras pensaba no sé si acertadamente que los abrazos suelen hablar cuando uno anda con nudos en la garganta, la mente comenzó a producir ideas tan rápidamente que se me hace necesario escribir. Siempre, cuando la muerte me toca cerca me pone en un estado de reversa que comienzo a analizar este recorrido que ya lleva 27 años y pido vivir más, para por lo menos hacer la mitad de las cosas insignes que hicieron otras vidas, Peñín en este caso. Pensé que incluso desde el lugar donde yacía me estaba regalando otra de sus enseñanzas, como si no se cansara, como de hecho nunca lo hizo. Contaba una de sus hijas que a pesar de los pesares tenía una lista de cosas por hacer apenas se sintiera mejor y se recuperara. En medio de la multitud, los convencionalismos de una funeraria, luego de mirar hacia arriba y notar que sí, se trata de un negocio, que la muerte es también un negocio… entre caras conocidas, otras no tanto y susurros ejemplares de su vida, se sentía en el ambiente: paz. Llegué a la humilde conclusión de que esto estaba ocurriendo porque ya Peñín, desde antes de este día tan áspero, ya formaba parte de muchos corazones y así vivirá por mucho tiempo. Guao, siempre es un sacudón cuando pienso en que para ser inmortal, ya que de todas formas he de morir, debo dejar algo que sea capaz de repetirse, reproducirse y mantenerse. En su caso ha sido así, la vida cambió de un día para otro por razones que no alcanzaremos a reconocer ni a aceptar nunca en esta vida, pero sí cambió para tener sus enseñanzas de manera más frecuente, para definitivamente entender que su cuerpo ya no era el mejor refugio para su alma, que en definitiva estará y ya está a salvo en cada uno de los que lo quieren. Pensé además, que debo aprender mucho en la vida, que por ejemplo debo aprender mucho de su esposa, que debo tal vez por decencia y muestra de crecimiento, ser un poco más fuerte. Pensé además, que no tengo la menor idea de lo mucho que puede cambiar mi vida cuando mi papá ya no esté, que la hora de amarlos y mimarlos es siempre antes de que ya no estén para darnos respuestas. Pensé además en las enseñanzas que he recibido y ya, poco o mucho, deja de ser inválida cualquier cuenta que se intente sacar. En el caso del Maestro Peñín, la lista se hace larga y honrosa. No deja de ser insólito haber estado allí, sentir por momentos unas ganas enormes de despertar y que alguien dijera apresuradamente que era un sueño. Nunca uno está preparado para las ausencias, creo que somos unos acostumbrados a extrañar las cosas bellas, sin pensar en que nuestro cuento también tiene un punto y seguido, en el que dejamos de estar físicamente, para vivir en el recuerdo y en las vivencias. Eso me parece impresionante, porque es la manera más honesta de ser inmortal, es decir, este señor es inmortal y me alegro tanto tanto de que haya alcanzado este estatus, que antes de generarme envidia sólo me anima a ser igual de astuta a la hora de lanzar los dados para lo que está por venir. Todavía, nosotros, los hombres, los que nos la damos de fuertes, somos superados por miles de situaciones y enfermedades. Nunca alcanzaré a entender por qué en la ruleta de a quién le toca tal o cual destino, algunos se tienen que enfrentar a las opciones más cruentas. Pido a Dios que la mayoría de las personas pueda morir en paz y por causas naturales, como si estuvieran durmiendo, sin sentir ni dolor. Pido a Dios que me de vida para comprender de qué se trata todo, cuando se pierde a un ser querido. Tengo la facilidad de ponerme en los zapatos del otro, de manera que esto, las percepciones y todo lo que se pueda decir, es nada en comparación a cómo van las ideas mezclándose para sorprenderme y atacarme a preguntas. Esos valientes del Orfeón Universitario de Caracas que cantaron junto a tu urna, respirando fuerte para no desentonar por el nudo en la garganta, dedicó unas canciones a quien tanto dio por la música. Alguien así, es definitivamente inolvidable, de eso no hay dudas y es una hazaña de vida cerrar con un broche de oro tan modesto, audaz y profesional. Nunca hubiese querido que nada de esto ocurriera, pero como una vez me contaron y hoy se repitió, en Caracas llovía este viernes porque los ángeles lloraban de alegría por tener a un nuevo parecido entre los suyos. No tengo idea de qué será de mi vida, de hoy a mañana, pero lo que sí es cierto es que pensaré con más detenimiento y comunicaré a la brevedad todo lo mucho que me gustaría, para hoy, mañana y siempre. Parece importante cumplir con una despedida bien merecida. Hoy podemos decir con certeza que José Peñín estará entre nosotros por todo el tiempo. Es un privilegio ser inmortal, yo que tanto me quejo y no entiendo por qué nos tenemos que ir.

 

Rayo Mcqueen agosto 15, 2008

Filed under: Sin categoría — susurrosdevida @ 11:12 pm

Cuenta mi comadre que en una de estas noches Mateo, mi ahijado, se despertó y lloraba desconsolado porque tenía una pesadilla. Por lo grave de la situación se intentó calmar al niño y luego, cuando estuvo más tranquilo le dijo a su mami casi dormido, que su papá le había quitado su carrito. Obviamente era un sueño y en el caso de Mateo, una pesadilla con toda seguridad. Me pareció tan conmovedor el cuento que incluso me llevó a la reflexión de aquello que podemos querer como algo especial y que para otros no es más sino de lo mismo. Para Mateo, el Rayo Mcqueen es la diversión de sus días y fue muy grato llevarlo de paseo y que sintiera, jaajajajajajajaja, como él lo dijo, que estaba paseando en el Rayo Mcqueen de verdad verdad, por el hecho de que mi carro es rojo. Me dio tanta risa esta ocurrencia que pensé en dedicarle unas líneas. Obviamente una cosa me llevó a la otra, a pensar en el resto de mis ahijados que no tengo tan cerca, pero que igualmente me conmueven con sus palabritas. No tengo la menor duda de que son los instantes de esta naturaleza los que más me agradan de la vida, entre muchos otros.

 

HOY agosto 11, 2008

Filed under: Sin categoría — susurrosdevida @ 1:12 am
  • Escuché a un muchacho reclamarle a su perro por qué había hecho sus necesidades, o lo que se llama comúnmente “lo segundo”, en el lugar donde no era. Acto seguido mientras lo regañaba recogía todo lo que el otro había dejado, en una bolsa plástica.
  • Pude ver a un nieto tomado de la mano de su abuela, bajando Sabasnieves. La señora iba vestida de abuela, pero con unos zapatos deportivos que la hacían lucir audaz y encantadora.
  • Mi ahijado preguntó por mí antes de que llegara a verlo. Es bueno que tenga la conciencia de que existo.
  • Pude ver a un papá que llevaba en sus espaldas a su hija, en una silla de esas que cuelgan como un morral. Como buen prevenido sacó de otro bolsito un paraguas, cuando comenzó a llover, lo abrió y a cada rato le preguntaba a la hija si se estaba mojando. La niña respondía que no, aunque el paraguas se corriera un poquito en la bajada.
  • Vi personas que abandonaban la subida, vi también los que con mucho esfuerzo respiraban profundo ante la siguiente subida.
  • Completé con 28 minutos de subida el entrenamiento del fin de semana, que comenzó el viernes (4kilómetros 800m.) y continuó el sábado (3 kilómetros 600m.)
  • Extrañé nuevamente. Lo que me hace pensar, alegremente, que sigo enamorada.